Los medidores de desempeño pueden ser la clave del éxito

La motivación que tengan los empleados de una empresa es fundamental para lograr conseguir todos los objetivos que se plantean, y es que muchas veces los empresarios tienen grandes expectativas que no siempre se cumplen, y ¿Cuál es el factor principal de este fracaso? No es una mala estrategia sino una mala ejecución.
Para que una organización funcione de manera exitosa es necesario que liguen sus objetivos a buenos colaboradores, según psicólogos y economistas las personas alteran su comportamiento en función de las mediciones usadas para evaluar su desempeño, aún y cuando estas no estén ligadas al plano económico.
Cuando se pone algún punto en medición es focalizado por los integrantes, ya que lo que se mide da la sensación de que es importante, por esta razón lo que se mide por lo general se realiza y lo que no se mide se ignora, eso si, es esencial tener en cuenta el tiempo de mira, así como el enfoque que se le dé, es decir, orientarlos hacia la motivación en vez del castigo por el mal desempeño.
Entonces, si lo que mides es lo que obtienes, cada medidor de desempeño utilizado debe ser capaz de comunicar la estrategia y motivar a los colaboradores a alcanzar esos objetivos ambiciosos.

¿Cómo debe ser un buen medidor?
Es indispensable que los objetivos sean claros y no solamente medir por medir, para que no se produzca un desenfoque, además saber usar la información al momento de tomar decisiones para lograr un mejor desempeño de la organización.
Entonces las características fundamentales que deben tener son:
-Que sea entendible, es importante que cada persona que forma parte conozca con claridad la tarea que debe desempeñar y cuáles son sus responsabilidades.
-Debe ser preciso, esto quiere decir que el medidor tiene que tener baja cantidad de “ruido” y ser lo más claro posible.
-Imparcial, para esto las mediciones por lo general son verificadas por personas externas y de esta manera se aumenta la imparcialidad.
-Congruente, en estos debe existir relación lógica entre los objetivos que se pretenden alcanzar y las mediciones.
-Oportuno, en el momento que se obtienen acciones positivas tienen que ser evaluadas y reconocidas para que exista esa motivación por hacer las cosas de manera correcta.
Poner en práctica un proceso de medición es una condición necesaria, aunque no es suficiente ya que lo que le da más valor a la organización son las personas, su comportamiento y un plan de acción bien realizado y que cuente con la disposición de todos sus integrantes.