Se verá afectada la industria automotriz con el acuerdo México- Estados Unidos

A pesar que el último año de negociaciones estuvo en cuerda floja el TLCAN, Tratado de Libre Comercio de América del Norte, alcanzó un acuerdo preliminar donde la producción automotriz ha sido un punto focal para este acuerdo.
Con presencia del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, del ministro de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray y del ministro de Economía en México, Ildefonso Guajardo, se realizó la reunión en la Casa Blanca a la que acotó Peña Nieto a través en su cuenta de Twitter, que habló con el ministro canadiense, Justin Trudeau, con el fin de que se incorpore a lo negociado para un acuerdo trilateral.
Aunque hay varios cambios importantes donde ya se toma en cuenta la economía digital , los asesores del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, exigieron grandes modificaciones en las normas para la manufactura automotriz en donde proponían llevar parte de la producción a USA desde México.
Parte del convenio es que el 75% del valor total del automóvil como se deberá manufacturar en Norte América, para que no hayan tarifas arancelarias con el TLCAN, lo que aumenta su proporción a la actual que es del 62,5%, además se requerirá que los materiales de fabricación sean locales, como el aluminio, acero y autopartes y que una proporción del vehículo sea fabricada por trabajadores que ganen por lo menos 16$ la hora.
Si un auto no cumple con las normativas del TLCAN con de ese 75% antes mencionado, estará sujeto a 2,5% de impuestos, luego de conocerse este acuerdo comercial entre estos dos países, el AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz) informó que este proceso aún no ha terminado hasta que Canadá se incorpore a las negociaciones.

Tanto el gobierno estadounidense como el mexicano han intentado acortar el máximo de tiempo para la negociación y de esta manera Trump tenga el plazo suficiente para hacer la notificación requerida de noventa días al congreso para que el tratado renegociado pueda ser firmado por el actual presidente mexicano antes que deje el poder el primero de diciembre, aunque con la ausencia de Canadá en la mesa de negociación el proceso se alargará un poco más.